Drama y nitroglicerina

Drama y nitroglicerina

martes, 1 de septiembre de 2015

Yo mandaba mensajes oblicuos en órbitas virtuales.

Se esfumaba la esperanza entre los errores más bonitos
que he cometido jamás,
bonitos porque contigo,
errores porque jamás.

Podía oír tu silencio espartano susurrándome dudas.

Pensaba en ti en clave secreta
con un patrón dibujado
a prueba de miradas indiscretas.

Hacía mucho tiempo que no saltaba al vacío
con un cinturón de explosivos
alrededor de mi cintura.

Justo en tu huida
fue cuando me di cuenta que tenía
que dejar de ser kamikaze de mis propios sentimientos.


Mi gps dejó de funcionar,
ya conocía el camino  a casa
y cada día a las 7 de la tarde me marcaba siempre el mismo.

Hogar,
digan lo que digan,
es donde está el amor.

No sabía compaginarte con mi miedo a volar.
Jugaba a aterrizar con pasaporte caducado,
ahora, ya me lo has confiscado.

Ya no tengo miedo,
tú eres mi penitencia
y este vuelo mi fe perdida.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Comentarios: